Los empleadores pueden tener un código de vestimenta o requisito de uniforme, a veces por razones de salud y seguridad. El código de vestimenta no debe ser discriminatorio y los empleadores deben hacer ajustes razonables según corresponda para sus empleados. Puede ser útil concertar una reunión con su empleador para explicarle cómo su EB tiene un impacto en usted y explicarle qué lo ayudaría (por ejemplo, poder usar zapatillas suaves de su elección).

Visite el sitio web de ACAS para obtener más información sobre códigos de vestimenta y apariencia en el trabajo.