Lois Tonkin, profesional del duelo, presenta una idea radical de que el duelo no se experimenta necesariamente en diferentes etapas o fases, sino que, más bien, las personas aprenden a crecer en torno al duelo. En lugar de que el duelo desaparezca con el tiempo, esta teoría sugiere que el duelo comienza como un gran obstáculo. Pero el duelo permanece del mismo tamaño e intensidad en todo momento, y es la persona que sufre el duelo la que crece y madura alrededor del duelo.