Algunos tratamientos se toman en forma de comprimidos. Esto se denomina vía de administración 'oral' o 'por la boca' y significa que el medicamento se ingiere en el estómago y comienza a digerirse antes de que llegue a la sangre. Una vez que está en nuestra sangre, circula por todo el cuerpo y puede afectar a todos los órganos. Esto se denomina tratamiento 'sistémico' y es diferente a un tratamiento 'local' o 'tópico' que puede usar una crema, un aerosol, un gel o un vendaje para aplicar el medicamento solo en una parte del cuerpo. 

Este vídeo explica cómo pueden funcionar los medicamentos sistémicos dentro de nuestro cuerpo:

 

Algunos tratamientos sistémicos pueden ser 'dirigidos' para que, aunque estén en nuestra sangre, solo actúen sobre las zonas lesionadas. 

Algunos tratamientos sistémicos pueden colocarse directamente en nuestra sangre como una 'transfusión intravenosa (IV)'. Esto significa que no es necesario que pasen por nuestro estómago primero y pueden comenzar a funcionar más rápidamente después de administrarlos. Si un medicamento puede dañarse al entrar en nuestros estómagos o no puede pasar de nuestros intestinos al torrente sanguíneo, no se puede tomar en forma de tabletas y es posible que deba transfundirse.